Estás aquí:

El Proceso SCITE

Por su propia esencia, los proyectos de transformación organizacional son singulares, complejos e innovadores y, por todo ello, con cierto grado de riesgo e incertidumbre.

Y, deben plantearse “a medida” en cada organización, según su momento, visión y estrategias de futuro.

Para asegurar una evolución eficaz y ordenada y el logro de los objetivos de cada proyecto, trabajamos con métodos estructurados, recorriendo habitualmente el proceso  SCITE en 5 grandes etapas…

Una mirada serena

Para tomar consciencia de la dimensión del cambio de paradigma que atravesamos, de nuestro contexto y de la realidad de nuestra organización. 

La rapidez de los cambios actuales y la tendencia humana a resistirse a ellos, hace especialmente crítico poner foco en cómo se transforma nuestro contexto.

Fijar la atención en la evolución del entorno macro, de nuestro sector y la competencia. Muchas veces vivimos tan centrados en nuestros resultados, en nuestras dificultades, que nos abstraemos de lo que está pasando “afuera” o, cuando menos, no le dedicamos el tiempo y reposo necesarios.

Otro aspecto crítico en momentos de cambios profundos es la mirada interior. La presión de “hacer” diaria, de los resultados, nos lleva frecuentemente a perder la perspectiva cualitativa, el “cómo” trabajamos, la observación de nuestro propio modelo organizativo, sus procesos y prácticas. Terminamos por no ser conscientes que, muy posiblemente, se nos han quedado “estrechos” o inadecuados, total o parcialmente.

Cualquier proceso de transformación debe pasar, imprescindiblemente, por este trabajo previo de sensibilización, de miradas sosegadas ante una realidad externa e interna tan agitada que, muchas veces, “no vemos”.

Nuestra Realidad y Dinámicas

Para analizar y entender a fondo nuestro sistema organizacional. Cómo es y cómo funciona hoy, sus distintos subsistemas y las dinámicas sistémicas internas y externas que los interrelacionan y mueven. 

Las organizaciones son buenos ejemplos de sistemas, pues sus componentes se relacionan para buscar un fin común.

A su vez, están compuestas por subsistemas internos (áreas, divisiones, delegaciones, equipos, etc.) y se relacionan con otros sistemas externos (proveedores, clientes, partners, Administración, etc.).

Son, pues, sistemas complejos, ligados por tramas invisibles de actos interrelacionados que, a menudo, tardan años en exhibir plenamente sus efectos mutuos. Eso, hace muy difícil, si no imposible, comprender sus dificultades y conflictos desde la lógica tradicional lineal de causa-efecto.

El trabajo sistémico nos ofrece una información de una calidad excepcional para disponer de una primera percepción global, entendiendo dónde estamos, cuáles son nuestras dinámicas positivas y negativas, nuestros retos, dificultades y barreras y realizar un primer dibujo de líneas a seguir en función de nuestro propósito.

PARA AMPLIAR…

Pensamiento Sistémico

Visión Sistémica y Propósito

Para asimilar, cualificar y ordenar los distintos inputs trabajados en las dos primeras etapas y, desde esa rica perspectiva, integrarlos para tomar decisiones fundadas respecto al alcance y sentido de nuestra transformación organizacional. 

El disponer ya de una visión global del entorno que nos rodea y de nuestra situación, capacidades y dificultades como sistema organizativo constituye una plataforma privilegiada para decidir dónde y cómo queremos estar en el futuro.

Para ello, un primer paso es validar o redefinir el propósito de la organización (“qué somos en esencia”) y, desde este posicionamiento, trabajar sobre la estrategia y modelo organizativo desde el que queremos trabajar de ahora en adelante.

Estas decisiones marcarán con claridad el trabajo de las siguientes etapas y los retos, necesidades, objetivos, indicadores y compromisos a asumir por ello.

No olvidemos que la transformación en estos contextos es compleja: cada Organización y sus equipos profesionales pasan en su evolución por distintos estados de desarrollo que deben comprenderse y medirse y que hacen sea diferente en cada circunstancia el modelo de intervención y el enfoque requerido.

Las Personas en acción

Para generar los cambios personales, grupales y sistémicos necesarios para adecuarse a los nuevos compromisos establecidos por y para toda la organización.

El trabajo de desarrollo y crecimiento de las personas, en su individualidad, en su hacer colectivo y en su pertenencia a sus distintos sistemas, es condición imprescindible para que una transformación organizacional puede ser sostenible y eficaz.

En esta etapa se prepara al colectivo humano de la organización para entender el proceso de transformación que van a protagonizar (comunicación), adquirir las habilidades y capacidades necesarias (formación, acompañamiento) y realizar las actividades piloto y prácticas (testeo y entrenamiento) que aseguren la correcta interiorización y asimilación de sus futuros roles.

Paralelamente, en esta etapa se elabora y detalla el Plan de Proyecto, definiendo y organizando las herramientas, metodologías y recursos necesarios para el próximo despliegue.

Experimentando el Crecimiento

Para implantar e incorporar el nuevo modelo organizativo, con sus distintas prácticas y procesos y velar por el desarrollo y consolidación del nuevo sistema, ajustando realimentadamente aquellos aspectos que no acaben de alcanzar la posición o rendimiento deseado.

La información y el seguimiento en la implantación de un proyecto de transformación son vitales para asegurar su éxito. No podemos olvidar la complejidad de parte estructural y operativa de los proyectos.

Más, cuando pueden implicar a cientos-miles de personas, diversas cultural y funcionalmente y dispersas geográficamente, con decenas de actividades, muchas de ellas experimentales, con dificultades de tiempo y de conciliación con el día a día profesional, etc.

Para ayudar en esta etapa, disponemos de un importante portfolio de patrones prediseñados, que denominamos “modelos de intervención” que organizan todos los detalles y aspectos necesarios para las distintas acciones o actividades que conforman el desarrollo completo de un proyecto de transformación.